Musicales Baires

Diego Imperiale. Cantante y representante de ESTILL VOICE en Latinoamérica

 


Diego Imperiale nos cuenta de su carrera como artista y entrenador vocal, su pasión por el teatro musical y su forma de trabajar con el estilo.

______________________________________________________________________________


Musicales BAires - Sabemos que sos un gran admirador de Broadway y nos gustaría que nos cuentes cómo nació esa pasión.

DIEGO IMPERIALE - Mi pasión por el teatro musical nace más por lo que me genera el sonido de las voces que del genero en sí; de la forma de cantar. Soy un apasionado del sonido vocal y siento que el musical es la mejor combinación entre el decir y el cantar. Quizás la ópera (que me encanta también) se acerca, pero es más cantada. Y la música popular en general no tiene ese sonido con un dejo operístico y teatral en el decir, dulce y con una sensación de poder en la proyección y el cuerpo. Eso se encuentra principalmente en el estilo de Broadway y me fascina.

 ______________________________________________________________________________


MB - Y te has ocupado un poco de traer parte de esa magia para acá. ¿Qué nos podes contar sobre tu aporte en ese sentido?

DIEGO - Mi pasión por poder reflejar en esta ciudad algo de lo que amo tanto de allá se materializó en “Avenida Broadway”. Un proyecto que duró desde mediados del 2017 hasta abril del 2019. Fue un espacio que ideé con un mix de ideas propias y experiencias que viví en mis viajes a Nueva York, y luego dirigí junto a Walter Valli (Wally), un gran amigo y artista del género y Carla Méndez, mi esposa y representante, como productora y encargada de la organización en cada show, tanto de la gestión con los lugares en donde lo hicimos como con los artistas.

Consistía en un show con formato “Café Concert” donde, mes a mes, diferentes artistas del teatro musical, junto a Wally y a mí, interpretábamos nuestras canciones favoritas de las obras de Broadway, acompañados por un pianista en vivo, y en algunas ocasiones sumamos a algún otro músico (guitarra, violín, contrabajo). Siempre manteniendo esta idea de que el público sienta el calor de un show en un café, típico de Buenos Aires, y a la vez un viaje a los bares de Nueva York.

 _________________________________________________________________________________


MB - Vemos que duró bastante. ¿Que experiencia te dejó?

DIEGO - Fue una gran experiencia haber podido realizar durante dos años seguidos un show de ese estilo, todos los meses, con ese nivel de compromiso y logística en los ensayos, con tantas personas. 

Tuvimos la posibilidad de tener muchísimos invitados, entre ellos Mariano Zito, Ángeles Díaz Colodrero, Manuela del Campo junto a Pedro Frías, y los tres elencos de las obras de Juan Pablo Schapira (“Lo Quiero Ya” y “Caso de Éxito”, ganadoras del Premio Hugo a Mejor Musical Off 2015-2016 y 2017-2018, y “Mamá Está Más Chiquita”, ganadora de La Bienal de Arte Joven 2019. 

También pudimos hacer dos ediciones en Ohio, EEUU, en combinación con un teatro y artistas de allá. La primera en uno de los viajes que hice en enero de 2018, y luego una edición online en febrero de 2019. No descarto retomarlo algún día porque es un proyecto maravilloso.

________________________________________________________________________________

 

MB -  ¿Cómo siguieron tus proyectos ?

DIEGO - Una vez que concluí esa etapa, en conjunto con otras personas y artistas, hicimos Los Miserables, al estilo “montaje de musical” que ahora está tan de moda en las escuelas, pero nosotros los hicimos movidos por la pasión y sin cobrar cuotas ni nada por el estilo, simplemente por amor a los musicales y a lo que significa interpretar esos personajes tan hermosos y poder cantar esa música tan brillante. 

Lo hicimos en un teatro grande, hermoso, a sala llena, con una orquesta en vivo conformada por 18 músicos, y con 30 personas en el elenco. Eso fue a mediados de 2019. Y en diciembre del 2019 finalmente llevé a cabo un sueño que era hacer Jesucristo Superstar.

________________________________________________________________________________


MB -  ¿Cómo fue lograr ese sueño?

DIEGO - Increíble. Todo comenzó cuando audicioné en Cincinnati, EEUU, para el rol de Jesucristo. 

Estaba de vacaciones con mi esposa y justo vi que había audiciones y me mandé. En el callback estaba parado en medio del escenario, en un teatro enorme y hermoso, no lo podía creer, junto a 6 o 7 jesuses más -risas-. Fue una experiencia increíble y muy emocionante estar en una audición en EEUU, por más que no sea New York City, la cultura es igual y el nivel de profesionalismo impecable. 

Lamentablemente no obtuve el papel pero me fui muy contento de haber llegado hasta esa etapa. Cuando volvimos le digo a Carla “quiero hacer Jesucristo Superstar pero no en un teatro, en una Iglesia”. Ella me miró con cara de “Ay Dios mío” porque sabe que mi locura por los musicales no tiene techo. Y ahí comenzó toda esa hazaña que terminó en una adaptación de la ópera rock a una ópera lírica estilo barroco, con una puesta clásica y también con orquesta en vivo. Entre músicos, producción y elenco éramos casi 50 personas.

________________________________________________________________________________


MB -  Es una obra bastante controversial ¿Dónde pudieron hacerla finalmente?

DIEGO - Costó encontrar una iglesia que nos diera el ok, nos rebotaron de muchas, pero lo bueno se hace esperar. 

Finalmente, la Primera Iglesia Metodista Argentina nos abrió sus puertas, nada más y nada menos que sobre calle Corrientes. Fue un show hermoso en un lugar imponente. Interpretar a Jesús es muy fuerte y el rol es muy interesante porque al pasarlo del rock al clásico, quedó con notas de barítono/tenor hasta notas de contratenor, por lo tanto los gritos rockeros los trabajé como contratenor barroco y quedó una versión muy imponente desde ese aspecto. 

Musicalmente fue adaptada por Patricio Matteri, un director y arreglador que hizo magia para lograr que todo el rock pudiera ser tocado en una orquesta de 11 músicos con clave, cuerdas, maderas y piano, alucinante. En la dirección de actores me acompañó Mariano Zito, que comparte mi nivel de locura -risas-, y Carla en producción general.

 ________________________________________________________________________________


MB - Hablando un poco de técnica y las diferentes voces ¿Cómo abordaste el estilo y esta transformación?

DIEGO - Trabajo con un método maravilloso que se llama Estill Voice. Fui a estudiarlo a EEUU, donde tiempo después también rendí mi primer examen y luego seguí perfeccionándome con profesores de allá y con mi mentor de Italia. 

Hoy ya soy Master Trainer certificado (uno de los únicos dos que hay en Latinoamérica) que me habilita como profesor oficial. 

Es un sistema con fundamentos y estudios científicos para comprender cómo funciona la voz y de esa manera poder ir llevándola hacia el sonido que uno está buscando. Consiste en diferentes ejercicios puntuales sobre el instrumento y también sobre configuraciones de esas partes que, puestas de diferentes maneras, conforman diversos sonidos (belting, twang, ópera, etc.). 

Es un viaje de ida porque aprendés qué movimiento hace cada cosa, y no la forma antigua en la que por ejemplo muchas veces se trata de manejar “el aire” para modificar un sonido. Con Estill se enseña la parte científica, porque la realidad es que son los movimientos musculares en la laringe y sus partes los que hacen que algo suene más a rock, pop, ópera, etc.

_______________________________________________________________________________


MB - ¿Cómo te trató la pandemia y el corte del teatro?

DIEGO - Sin duda fue muy duro para todos los artistas, mi idea era armar algún otro musical este año, quizás algo propio en lo que vengo trabajando, pero todo quedó en suspenso hasta nuevo aviso. 

Creo que todavía está complicado hacer teatro con una sala medio vacía, ya que en situaciones normales lo hicimos siempre por disfrute y no por negocio, y ahora perderíamos mucho quizás, esperemos que esto se solucione pronto por todos los colegas y amantes del musical. 

Por suerte, como profesor certificado, también me dedico mucho a la enseñanza y hubo una enorme apertura de trabajo online donde pude llegar a más gente y de varios países con el método y con lo que hago. También afortunadamente se vio mucha gente del género del musical trabajando en el Cantando 2020, uno de ellos Mariano Zito, que es un gran amigo y artista, y siempre que tiene alguna consulta sobre su técnica, confía en mí para ayudarlo con Estill Voice. Tengo la fortuna de poder enseñarle técnica vocal y entrenar a varios artistas, como Rodrigo Tapari, que también estuvo en las semifinales del cantando y la rompió, un tremendo cantante.

 _______________________________________________________________________________


MB - Finalmente ¿Cuál es tu meta?

DIEGO - Estoy planeando este año ir a trabajar con el canto a EEUU, que es donde me formé. 

Vengo asistiendo a mi mentor de Italia en los cursos oficiales del método hace varios años y a fin de enero voy a asistir en un curso oficial impartido por la presidente de Estill Voice, Kim Steinhauer, de Pittsburgh. 

También me gustaría desde allá poder seguir con proyectos que acerquen este método al teatro musical y a la opera de acá, ya que en Europa y Estados Unidos se usa muchísimo, es realmente revolucionario y todavía muy nuevo para que se pueda conocer masivamente en Argentina. Por otra parte, otro sueño a cumplir es poder seguir haciendo musicales y música allá ¡Asique voy de a poco a por eso!