Murió el prolífico compositor francés MICHEL LEGRAND, ganador de tres premios Oscar

Tenía 86 años. Falleció en París, su ciudad natal. A lo largo de una carrera que se prolongó por más de medio siglo, fue el responsable de la música de más de 200 películas, pero también un destacado pianista de jazz y director de orquesta.

El pianista Michel Legrand murió en la madrugada de este sábado en París, la misma cuidad que lo vio nacer el 24 de febrero de 1932, y también consagrarse como compositor, director de orquestas sinfónicas y también cantante, entre otras facetas que exploró a lo largo de una trayectoria artística prolífica.

Sin embargo fue en Los Ángeles, desde la pantalla grande, donde alcanzó la popularidad: este alumno destacado del Conservatorio de Música de París (estudió allí desde los 10 años hasta la mayoría de edad), formado por la mítica Nadia Boulanger (la definía como magnífica y exigente a la vez), terminó creando las melodías de infinidad de películas. Y se alzó con tres Oscar: uno por mejor canción original, con “The Windmills of Your Mind”, del filme The Thomas Crown Affair (1968), y los otros dos como mejor banda sonora, con Verano del 42 (1971) y Yentl (con Barbra Streisand, 1983).

En sus comienzos, ya concluidos sus estudios en el conservatorio, desdobló sus inquietudes musicales porque creyó entender (y el tiempo le dio la razón) que podía hacer todo a la vez. O mejor dicho, a su tiempo: desde ser pianista de jazz (hacia allí lo llevó el trompetista Dizzy Gillespie, y triunfó con el disco I Love Paris, en 1954) a crear piezas de música clásica, pero también componer para el séptimo arte. Y así como se encargaba de los arreglos de Maurice Chevalier, Jacques Brel y Édith Piaf, entre otros, un Michel de poco más de 20 años comenzó a incursionar en el cine francés (dicen que sus canciones lograban elevar algunos filmes que, de otro modo, hubieran resultado fallidos).

Su sobresaliente asociación con el cineasta Jacques Demy (referente de la Nouvelle vague) alcanzó su punto máximo en 1963, cuando una joven artista francesa llamada Catherine Deneuve le puso su voz a las canciones de Los paraguas de Cherburgo, un clásico del cine europeo. También con Demy trabajó en Las señoritas de Rochefort (1965).

Ya consagrado, en 1966 Legrand cruza el Océano para instalarse en los Estados Unidos: llega a Hollywood gracias al compositor de cine Henry Mancini, quien le permite escribir la música de El Caso de Thomas Crown. Puede que “Los molinos de tu mente” no sea el nombre más atractivo para una canción, pero su melodía es infalible. Y -lo dicho- su debut en la gran industria le valió su primera estatuilla de la Academia de Hollywood.

Entre Verano del 42 (su segundo Oscar, del director Robert Mulligan) y Yentl (el tercero, con Barbra Streisand), Michel trabajó con Orson Welles para Fraude (1973), con Richard Lesteren Los tres mosqueteros (del mismo año) y con Louis Malle para Atlantic City (1979). La enumeración aleatoria debe detenerse aquí porque la genialidad interminable del francés (con cinco Grammy y 27 nominaciones) lo llevó a firmar más de 200 bandas sonoras. La última: Prêt-à-porter, con Robert Altman (1994).

Fue un músico de límites difusos que se burlaba de los géneros. También incursionó en la ópera y la chanson, y en series televisivas infantiles (Érase una vez… el espacio, de 1981, y Érase una vez… la vida, de 1986). Y las canciones, las películas, los años, las décadas… El tiempo fue pasando, su música permaneció. Y Legrand también: se mantuvo activo casi hasta el final.

You must be logged in to post a comment Login