Matías Ibarra

Es junto a a su hermano Alejandro creador del espectáculo más revolucionario de la comedia musical actual «EL CLUB DEL HIT» en el Teatro El Cubo – Lunes 21.00 hs.

 

Musicales Baires – ¿Cómo nació tu vocación?

 Matías Ibarra – Cuando era chico había que recurrir a lo que sea para matar el aburrimiento de las siestas de pueblo. Mientras nuestros viejos dormían, con mi hermano jugábamos con lo que había a mano. No había mucha tele y no existía internet, pero sí teníamos un tocadiscos y una valija con títeres. Los demás chicos salían a andar en bici, jugar al fútbol, a tirarle piedras a los pájaros; nosotros mariconeábamos en el garage de mi casa jugando al teatro. Siendo raro nació mi vocación. Por la necesidad irrefrenable de fantasía. Después vinieron La Novicia Rebelde, Mary Poppins y Grease en 8mm y el cassette de Liza with a Z.

 

MB – ¿Teatro o Teatro Musical?

 Matías – Me repite la pregunta? Jajaja. Teatro musical ES teatro.

 

MB– ¿Tus deseos a futuro?

Matías – Tengo mucho que decir y que hacer. Espero tener la suerte de poder. Quisiera aportar seriamente a la evolución de la dramaturgia en el teatro musical argentino. En nuestro medio hay muchas ganas de hacer pero pocas de estudiar. Hay que ir a los libros; ahí está todo.

Quiero movilizar, sacudir y entretener. Ojalá pueda dejar plasmado todo lo que he estudiado y aprendido, y lo que aprenda en lo que sigue. Quiero seguir siendo infinitamente feliz por hacer teatro musical.

 

MB – ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Matías – Estoy trabajando en mi próximo musical; libro, música y letra. Va a ser poderoso y movilizante. No va a tener piedad y a la vez va a ser una fiesta. Se viene gestando hace mucho adentro mío y es personal al extremo. Me está saliendo de las tripas. Con mi hermano Ale le vamos a dar su primera encarnación. Después de lograr su forma ideal en teatro vamos a hacerlo película.

 

MB – Consejo para las nuevas generaciones…

Matías – Como docente diría que en estos tiempos del «toco y me voy» y del click veloz para crecer en serio hay que quedarse y cerrar los ciclos; confiar en los proyectos, en los directores, en los maestros, en las escuelas, en los programas. Y las escuelas tienen que estar a la altura de la confianza que se les deposita.

Como músico veo falencias musicales en los actores. Somos muchos los maestros de canto que enseñamos técnica pero somos muy pocos los que enseñamos cantar en estilo. Con colocar bien no alcanza. Hay pibes que no tienen cómo cantar la corchea swingueada. Me preocupa mucho. Cómo vamos a cantar Irving Berlín o Cole Porter dentro de 30 años? No hace falta correr al conservatorio. Con agregar música al iPod y entrenar estilo alcanza.

Como director quisiera se promueva más la ética del trabajo; el respeto, la humildad y la generosidad. Hay que disparar contra los egos desmedidos; hacerlos reventar, dejarlos solos. No dar cabida al divismo, al regodeo en el poder y el mal trato. A mis alumnos les digo que cuando les hablen mal den la vuelta y se vayan. Que busquen buenas personas para laburar. En el teatro todo tiene que estar generado y movido por el amor. Si lo haces así tu paso va a haber hecho enorme diferencia.

 

CV – Matías Ibarra

Compositor y director musical.

Egresado de la Universidad Nacional de Córdoba y Escuela de Músicos La Colmena.

Arreglador y entrenador vocal. Docente de comedia musical e historia del teatro musical. Maestro en la Escuela de Comedia Musical de la Fundación Julio Bocca.

Co-creador de Pepper Top Singers y de Up Stage y Big Bang, los primeros showchoirs de Argentina.

Entre sus trabajos de composición y dirección musical se encuentran «Dónde está Liza?», «Perfectamente Inocentes» y numerosos espectáculos de teatro infantil. Arreglador vocal en «La Carnicería».

Con su compañía Kill Bob se presentó en dos oportunidades en Washington DC en el Festival de Teatro Hispano del Teatro La Luna, con «Reviú» y «La Cáscara del Huevo» como compositor y actor.

 

You must be logged in to post a comment Login