Editorial / Todo cambia y el teatro debe cambiar

Todo cambia y hay que adaptarse. Algunos lo ven y otros son fóbicos a los cambios.

Pero para seguir hay que adaptarse a la realidad y esto no significa para nada, resignación.

Ya pasaron casi cuatro meses del 2017 y el teatro la está pasando mal. 

Cómo siempre se dice…lo primero que uno deja con la crisis son los placeres.

El teatro es mucho más que un placer para los que lo necesitamos, LO NECESITAMOS PARA VIVIR.

Para muchos no hay mejor momento que sentarse en el teatro, nada lo iguala, nada lo supera.

Hay puntos para observar. 

1./  Las entradas son caras y con el tiempo se abaratan con el 2×1 y otras promociones, entonces, no es una buena comunicación para el público. Lo sensato sería comenzar con precios accesibles e ir aumentando a medida del éxito obtenido. Un sentido común que no muchos empresarios tienen.

2./ Habría que ampliar los horarios de función. Hay gente no ira jamás a las 21, ni a las 22 y más tarde. Pero a las 14, a las 15 se podría recuperar parte del público perdido.

3./ Se perdió el día de Precios Populares. Por?. Quien lo determinó..dónde se perdió?

4./ Faltan más promociones…el público necesita de más incentivo, de más facilidades, de más motivación para ir al teatro.

Ahora el público. Caso raro si los hay.

Piden descuentos y beneficios y a la hora de obtenerlo, poco es el segmento de público que lo utiliza.

Tickets Bs As o Musicales BAires son los únicos que se ocupan del teatro musical y los emergentes son deficientes, pero resurge cuando se realiza la Semana del teatro con localidades a $100. En esos día la convocatoria es sorprendente.

Un evento gratuito como Estrellas en los Barrios fue creciendo paulatinamente y tendría que ser suceso por los estupendos artistas que son convocados.

Quien podrá cambiar y mejorar esta situación?…Todos juntos por supuesto, público, empresarios, artistas y gobierno. Pero el fundamental, es el público que necesita motivación, respeto y atención.

No son correctas las políticas que manejan la industria comercial y el público tenderá a buscar beneficios que seguramente el teatro off tiene para ofrecer, si los empresarios de las salas off tiene visión.

Hay muchos que creen que tienen una sala en el corazón de Broadway y no tiene un teatro, sino una inmobiliaria. Grave error, que pagan permanentemente.

Tanto el artista como la sala deben trabajar para el éxito y muchas veces cada uno espera del otro. El trabajo mancomunado es una parte del éxito.

Y los que manejan los presupuestos de la cultura, que abran los teatros, que inviertan y hagan una buena gestión, y que subsidien a una industria que funcionando les dejará además de grandes dividendos, un reconocimiento importante.

Por lo menos es un buen deseo, de dudosa gratificación ante tanto inútil.

Hay un gran segmento de la población que nunca piso un teatro. 

Nosotros hemos realizado varios trabajos al respecto y seguiremos haciendo con nuestros seguidores, la interminable tarea de sostener al teatro argentino y la cultura en general.

Daniel Falcone

You must be logged in to post a comment Login