“TOMMY es el reflejo del alto nivel profesional de nuestro teatro musical” Excelente

The Who fueron un grupo de rock inglés nacido en 1964 con Roger Daltrey (vocalista y guitarra), Pete Townshend (teclados y guitarra), John Entwistle (bajo y metales) y Keith Moon (batería y percusión).

Se hicieron muy famosos porque en sus conciertos solían terminar destruyendo los instrumentos, en escena frente al público.

En 1969, en su época más creativa como grupo, compusieron su cuarto álbum “Tommy”, grabado en un doble LP, en el que siguieron el camino emprendido por “Hair” (1967), entraban en una composición de la línea que dio en llamarse ópera rock, aunque el término de ópera no se correspondería exactamente con el concepto porque nunca se representó con decorados y vestuario, sino en concierto con las canciones del álbum. Posteriormente en 1970 surgió también “Jesus Christ Superstar” en la misma corriente, de álbum conceptual.

En el caso de Tommy, la composición se le atribuye mayoritariamente a Pete Townshend, aunque el resto de miembros del grupo compusieron algún tema aislado.

La obertura, instrumental, se encargaba de contarnos sin palabras el arranque de la historia, situada en la Primera Guerra Mundial en la que una pareja de enamorados deben separarse, porque él debe marchar al frente.

Poco después ella da a luz a Tommy, el hijo del soldado que marchó al frente.

Llegan noticias de que el padre de Tommy murió en un ataque.

Han pasado 6 años y el niño vive con su madre, su nueva pareja y el tío Ernie.

El drama estalla cuando aparece el padre de Tommy que no había muerto.

Los dos hombres se cruzan en una pelea que termina cuando el padre de Tommy mata al amante de su madre, ante la aterrada mirada de Tommy.

Los padres del niño quieren silenciar el testimonio de Tommy y frente al feroz hostigamiento Tommy queda ciego, sordo y mudo.

Tommy sufre todo tipo de agresiones y torturas de su tío Ernie y su primo Kevin, aprovechando que Tommy no podrá contarlo.

Su experiencia con las drogas le llega a través de una prostituta llamada “Acid Queen”, donde lo llevan para sacarlo de su estado, inyectándole LSD.

El joven Tommy descubre su habilidad con las máquinas pinball convirtiéndose en el campeón mundial de dicho juego.

Tommy participa en muchos torneos y gana muchísimo dinero.

Sus padres lo llevan a los más prestigiosos médicos pero siempre les dicen que todo su mal es psicosomático, porque no hay nada físico en él.

Sus padres al igual que Tommy tratan de establecer contacto unos con otro y viceversa, hasta que su madre un día, angustiada de ver a su hijo inmóvil e inexpresivo frente al espejo, le repite una y mil veces: “Tommy ¿puedes oírme?, y en plena desesperación golpea el cristal rompiéndolo.

Ese es el golpe que hace saltar por los aires todas las barreras bloqueantes de Tommy y le devuelven todos sus sentidos.

Mucha gente cree ver en esa curación una señal o milagro y nombran a Tommy como su líder mesiánico y él acepta, pero a no ser lo que buscan, lo abandonan volviendo a encontrarse de nuevo solo y aislado como cuando estaba en su burbuja, pero ha aprendido con la experiencia.

Ken Russell, el controvertido director inglés famoso por sus películas de los años setenta, llevó a Tommy al cine en 1975.

Para entender el musical esta reseña.

TOMMY es una interesante historia, creativa y bien articulada dramáticamente, adaptada y traducida sobresalientemente por Marcelo Kotliar.

La llegada de TOMMY a Buenos Aires es uno de los hechos artísticos más auspiciosos, logrados y profesionales de los últimos tiempos.

Con TOMMY se demuestra que el nivel de las nuevas producciones de jóvenes que apuestan al género del teatro musical, superan ampliamente a las viejas estrategias ya caducas.

No se necesita de ninguna figura reconocida para hacer vibrar durante casi 2 horas a una platea atónita frente al excelente nivel artístico presentado.

Los pilares de TOMMY?.

La dirección de Diego Ramos y las coreografías de Vanesa García Millán. Ramos ya nos había sorprendido en Falsettos, pero esta es su consagración, su lugar en el teatro musical, es la dirección absolutamente.

Lo que logra García Millán en su ensamble y en todo el elenco es de nivel profesional superior.

El notable ensamble lo integran Clara Lanzani, Manuel di Francesco, Federico Yernazian, Nicolás Serraiti, Juan Fonsalido, Priscilla Rocca, Mariana Barcia, Evelyn Basile, Federico Fedele, Elián Farias y Leandro Tobares y logran destaques vocales con Matias Ibarra en los arreglos.

Poderosa banda dirigida por Santiago Rosso que sobresale más por el nivel del diseño de sonido de Eugenio Mellano.

Santiago Rosso es hoy uno de los más importantes directores del teatro musical nacional de la actualidad. La calidad sonora que logra en sus conjuntos y en cada partitura es un trabajo artesanal y de gran compromiso musical.

Destacamos el diseño de luces de Gonzalo González. En esta puesta de TOMMY, el fuerte en la imagen de la puesta tiene que ver en un gran porcentaje con este trabajo.

Acorde a la época y a lo que requieren las diferentes escenas es la realización del vestuario de Javier Poncio. Más notorios son los vestidos de la Sra Walker y el momento navideño.

El elenco de TOMMY es uno de los casting más logrados que recordamos.

Todos superaron ampliamente todas las expectativas. Pero también hay que reconocer que hay destacados artistas del musical en Tommy, como el enorme Walter Canella en un logrado Tío Ernie y el eficaz Mariano Zito como el Capitán Walker. No por azar son los más convocados.

Se suman los nuevos descubrimientos del género como Micaela Racana y Fran Eizaguirre. Racana en un rol muy comprometido que logró trascender con buenos recursos y Fran Eizaguirre toda una revelación en cada uno de sus trabajos por como los resuelve natural y vigorosamente.

Muchos descubrieron a Patrissia Lorca en su rol como Acid Queen, pero Lorca es una de la grandes voces del teatro musical y la ovación que recibió la noche de estreno será recordada. Su escena potencia todo el musical.

Excelente la performances de los pequeños TOMMY Arturo Sporleder y Nicolás Sousa, en escenas de alto nivel de exposición y compromiso emocional. Ahí se ve la mano de un gran director.

Dejo para el final el destaque para uno de los más talentosos artistas jóvenes surgidos en los últimos años en nuestro teatro musical, Ezequiel Rojo. El nivel de seguridad, eficacia, eficiencia y competencia en su rol fueron emocionantes.

TOMMY tiene grandes momentos, impresionantes imágenes, un fuerte elenco, música poderosa y texto contundente, lo que nos lleva a asegurar que el teatro musical está en el mejor momento profesional de toda su historia.

Daniel Falcone

 

“TOMMY” con dirección de Diego Ramos Martes 21.00 hs. Teatro Maipo

You must be logged in to post a comment Login