LISA QUETI «En Invicto se ven reflejadas las miserias del ser humano que van más allá de cualquier profesión».

LISA QUETI es actriz y coreógrafa.

Cubre el papel de Mariela en la nueva versión de «Invicto, Ideas que tienen que morir» de Joaquín Stringa y Ale Dolina, con dirección de Ricardo Bangueses.

Participó en los musicales La Garbo Argentina, Zully Moreno y como asistente coreográfica en  Invicto. Barrica y espera y Mauo Un amigo espacial.


 

Musicales BAires – Estrenaste INVICTO. Contanos del musical.

LISA QUETI – Invicto cuenta la historia de un periodista deportivo, su relación con amigos y familia, la mafia detrás del fútbol, el «modus operandi».

Personalmente creo que en el personaje de Alejandro, el protagonista, se ven reflejadas varias «miserias» del ser humano que van más allá de la profesión. Su profesión funciona tal vez como una excusa para mostrar y dar cuenta de patrones, construcciones sociales que tenemos muy arragaidas y lamentablemente muchas veces, naturalizadas. Es una invitación a repensarnos en ese sentido.


 

MB – ¿Cómo llegaste al proyecto?

LISA – Llegué al proyecto a través de una audición.

Nosotros como actores estamos en constante búsqueda. Desde el primer momento, cuando se presentó el equipo creativo, me interesó mucho la propuesta. Así que así fue, nos evaluaron con una coreo de Ariel Juin y un tema a elección que ya llevábamos preparado, como en la mayoría de las audiciones.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, noche y primer plano

MB – ¿Cómo fue el proceso creativo de tu personaje?

LISA – Mi personaje es el de la ex mujer de Alejandro.

Soy parte de la hinchada y me desprendo para este personaje.

Más allá de los ensayos de ensamble, ensayamos por fuera con Ricky Bangueses, nuestro querido Director. Así empezamos a armarlo…

Yo formé parte de la primera temporada de Invicto en la cual el protagonista era Pablo Juin, por lo que este año siento que ya están mucho más aceitadas algunas cosas en mí, por el hecho de haber vivido la experiencia el año anterior.

Hoy, que me encuentro con nuevos actores fueron apareciendo nuevas propuestas; creo que esa es una de las grandes riquezas del teatro.

Mi personaje tiene un dúo muy hermoso con el protagonista, compuesto por Ale Dolina.

El acercamiento a este género musical, que era bastante nuevo en mi, también fue un proceso muy lindo, que más allá de que eran ensayos yo lo tomé como un aprendizaje.


 

MB – ¿Cómo nació tu vocación?

LISA – Desde muy chica vivía prácticamente en el Teatro Municipal de Bahía Blanca donde mi mamá trabajaba como bailarina del Ballet del Sur.

Del colegio al teatro, iba a los ensayos y funciones y me escondía en los palcos a bailar mientras transitaba la función. Así, con 7 años, empecé a estudiar en la Escuela de Danza Clásica de Bahía Blanca, mi ciudad natal, hasta los 18.

Durante ese tiempo, viajábamos mucho con mi hermana y mi mamá a Capital porque veníamos a seminarios. Después ya aparecieron mis ganas de venirme definitivamente a Capital y pude hacerlo gracias a una beca que me otorgó Ricky Pashkus para su estudio de Teatro Musical.

Creo que la vocación vino conmigo desde el momento cero y se fue alimentando de un entorno que me lo permitió y por eso estaré eternamente agradecida.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

MB – ¿Cómo ves nuestro teatro Musical ?

LISA – Creo que hay mucho talento, en escena y otras veces escondido también.

En lo particular, si bien creo que la situación económica del país no ayuda, también creo que se puede remar y llevar a cabo un proyecto independiente. Doy fe de que también fuera de Calle Corrientes, tal vez en un teatro escondido, hay artistas y obras que la rompen.


 

MB – ¿Cuál es tu meta?

LISA – Mi meta… mi objetivo, mi deseo es poder trabajar de esto. Poder vivir trabajando como artista

You must be logged in to post a comment Login