LIONEL AROSTEGUI «Actuar es la génesis de todo, es donde me siento más pleno»

Lionel Arostegui es uno de los grandes jóvenes artistas del teatro musical. Sus innumerables trabajos lo llevaron hoy a adaptar, protagonizar y dirigir «LA SONADA AVENTURA DE BEN MALASANGÜE».

Ganador del Premio Florencio Sánchez 2016 en el rubro Autor Argentino por la obra La Mar Chiquita.

Ganador del Premio Hugo 2010/2011 como Mejor Intérprete Masculino en Musical Off por su personaje de Érico en Cuando callan los patos.


Musicales BAires – Estrenaste «LA SONADA AVENTURA DE BEN MALASANGÜE». Contanos del musical.
LIONEL AROSTEGUI – Esta es la primera versión teatral de la novela para chicos de Ema Wolf que tiene el mismo nombre.
Ella planteó esta novela como una suerte de homenaje a los inmigrantes que poblaron nuestras tierras allá lejos y hace tiempo y a las historias del personaje del Tigre Sandokán que leía en su infancia.
Nosotros logramos llevar ese espíritu a escena, enmarcando «La sonada aventura de Ben Malasangüe» en ritmos y géneros representativos de cada zona que visitan con su navío en la novela.
Hay desde tarantela, danzón, fanfarria, chachachá, candombe. Es una propuesta súper completa. Con 9 artistas en escena que forman un elenco espectacular.

MB – ¿Cómo nació la idea y cómo fue el proceso creativo de este infantil?

LIONEL – Este trabajo es un hermoso desafío que afrontamos con Joaquín Salamero (director musical) en el que nos propusimos generar un espectáculo que nos permita a nosotros, y a todos los demás participantes, explorar en distintos terrenos y distintas disciplinas, todos cantamos, actuamos y tocamos.

La banda es el elenco y el elenco es la banda. Eso genera un vértigo y un dinamismo único y singular, que traspasa los límites de la obra y llega al público.
Lo que se terminó generando es una suerte de recital actuado, con ciertas influencias (salvando las distancias) de Les Luthiers y su cantata Las andanzas de Rodrigo Díaz de Carreras.
Tuvimos la suerte de contar con el espacio de La Bienal de Arte Joven de 2017, donde pudimos enfocar nuestro proceso creativo y contar también con el acompañamiento de los tutores y de los otros grupos participantes.
Fue una experiencia super enriquecedora, que nos dejó planteado el proyecto con un norte muy firme, bastante antes de llevarlo a escena ya contábamos con la obra armada casi en totalidad.
La imagen puede contener: 5 personas, personas en el escenario
MB – ¿Actor o director cual es el rol preferido ?
LIONEL – Si bien soy joven, vengo trabajando hace más de 10 años ininterrumpidamente y la conclusión a la que he llegado por lo menos hoy para contestar esa pregunta es que lo que «prefiero» es generar ficción. Inventar cosas y hacerlas. Y en cada proyecto me entusiasma algo en particular.
Tuve la suerte de tener grandes maestros y grandes compañeros en diferentes disciplinas. De chiquito estudié saxo y aprendí mis primeras nociones de música, después tuve una banda en la que cantaba y componía las letras y las melodías, vino la guitarra, y así… el hecho de trabajar en el ámbito independiente a veces te obliga a resolver situaciones que te corren de actuar solamente. Pero eso me permite hoy tener distintas opciones que ofrecerle a un proyecto. Y me alegra y me hace sentir bien conmigo.
Pero sin embargo, actuar es la génesis de todo, es donde me siento más pleno.

MB – ¿En que proyectos estuviste últimamente?

 
LIONEL – Actualmente estoy actuando en La naranja mecánica, que dirige Manuel González Gil, en el Método kairós. Y se viene un estreno muy lindo en formato audiovisual, de un trabajo que tuve la suerte de protagonizar, que dirigen Diego Ávalos y Daniel Werner.



MB – ¿Hay más proyectos en carpeta?

 
LIONEL – Sí. Como no aprendo más jajaja hay proyectos en carpeta. 
Un proyecto muy grande que es un sueño que espero lograr, y hay también proyectos para cine y series. Por ahora son solo proyectos, pero de concretarse, se vienen épocas movidas y gratificantes.



MB – ¿Como nació tu vocación?

LIONEL – Siempre fui inquieto, y además me crié como hijo único, por lo cual jugaba mucho solo, fabulando historias. Y además siempre hice muchas actividades además del colegio. Inglés, fútbol, teatro, saxo, llegué a ir a clases de ajedrez también.

Pero las clases de teatro en el CELCIT (la Escuela de Gené) fueron la actividad que más perduró en el tiempo. Cuando terminé la secundaria me anoté en la UNA, Universidad Nacional de Artes (en ese momento IUNA) entré, y al año siguiente empecé a trabajar y de ahí no paré.

 


 

MB – ¿Cómo ves el teatro Musical Nacional?

LIONEL – En efervescencia.

Es un mapa complejo. Herido. Porque las grandes producciones que se hicieron este año asumieron riesgos muy grandes, que no son acompañados por el volumen de espectadores, y no se recupera ese dinero, salvo excepciones como Cabaret. Y eso puede desalentar futuras inversiones. Pero es lógico, con la situación actual la gente recorta tantos gastos, que las salidas son vistas como un lujo que entra en los primeros recortes. Y sobretodo para la gente que no tiene el hábito de ir a ver teatro. 

Por otro lado, en el terreno independiente también se están dando buenos espectáculos musicales, pero los costos son muy asfixiantes para la realización, y en general se terminan generando algunos híbridos que no permiten que esos espectáculos logren alcanzar el 100% de su potencial.

Y en cuanto a la política de subsidios es escasa e ineficiente. Llega dinero que no alcanza ni para pagar lo que gastás en ensayos ni fletes, y encima te llega tarde, varios meses después de estrenar (si te lo otorgan) y termina siendo más un «premio por haber logrado estrenar».

Me encantaría que haya una revisión sobre estos puntos, pero lamentablemente no imagino que este sea el momento donde suceda.


MB – ¿Cuál es tu meta?

LIONEL – Poder elegir mis trabajos en función de qué me da más felicidad, de dónde quiero estar en cada momento. De dónde y cómo puedo aportar más y mejor.

 


 

MB – ¿Con qué se van a encontrar quienes vean La sonada…? ¿Porqué deberían ir?

LIONEL – Se van a encontrar con algo mucho mejor de lo que se puedan imaginar. Un show que vale cada peso que gasten. Que los va a alegrar y reconfortar. Donde no se subestima a los niños ni nos olvidamos de los adultos que los acompañan. Un espectáculo pensado para que todos pasemos un gran momento.

You must be logged in to post a comment Login