“TOMMY” llega en Agosto a BAires

Con dirección de Diego Ramos y musical de Santiago Rosso, llegará en Agosto este musical, con banda en vivo.

Se realizarán audiciones para todos los personajes desde Mayo 

+

The Who fueron un grupo de rock inglés nacido en 1964 con Roger Daltrey (vocalista y guitarra), Pete Townshend (teclados y guitarra), John Entwistle (bajo y metales) y Keith Moon (batería y percusión). Se hicieron muy famosos porque en sus conciertos solían terminar destruyendo los instrumentos, en escena frente al público. Su álbum “My generation” fue tremendamente popular y sus actuaciones en el festival de Monterrey (1967), Woodstock (1969) o la isla de Wight (1970) fueron memorables. Consiguieron vender sus discos y ser populares a ambos lados del Atlántico.

En 1969, en su época más creativa como grupo, compusieron su cuarto álbum “Tommy”, grabado en un doble LP, en el que siguiendo el camino emprendido por “Hair” (1967), entraban en una composición de la línea que dio en llamarse ópera rock, aunque el término de ópera no se correspondería exactamente con el concepto porque nunca se representó con decorados y vestuario, sino en concierto con las canciones del álbum. Posteriormente en 1970 surgió también “Jesus Christ Superstar” en la misma corriente, de álbum conceptual.

En el caso de Tommy, la composición se le atribuye mayoritariamente a Pete Townshend, aunque el resto de miembros del grupo compusieron algún tema aislado. En principio el argumento tenía bastantes lagunas y había fragmentos que no estaban claros, que fueron descifrándose por Pete Townshend en entrevistas que fue concediendo. Hubo alguna canción añadida y algunas variaciones en las letras para hacer más clara la historia.

La obertura, instrumental, se encargaba de contarnos sin palabras el arranque de la historia, situada en la Primera Guerra Mundial en la que una pareja de enamorados deben separarse, porque él debe marchar al frente. Poco después ella da a luz a Tommy, su hijo del soldado que marchó al frente. Llegan noticias de que el padre de Tommy murió en un ataque. Han pasado 6 años y el niño vive con su madre y el tío Frank, la nueva pareja de su madre. El drama estalla cuando aparece el padre de Tommy que no había muerto. Los dos hombres se enzarzan en una pelea que termina cuando el padre de Tommy mata al amante de su madre, ante la aterrada mirada de Tommy. Todo esto durante la obertura, sin palabras.

Los padres del niño quieren silenciar el testimonio de Tommy y agarrándole cada uno por un brazo, le insisten en que no debe contar nada, debe olvidar lo que ha visto y oído. Tommy no ha visto nada. Tommy no ha oído nada y Tommy no puede contar nada, zarandeándolo de uno a otro lado, provocándole un trauma que Tommy reciba el mensaje de forma directa e instantáneamente se queda ciego, sordo y mudo.

El niño sigue creciendo como en una especie de burbuja, aislado del mundo exterior. Su madre lo lleva a todo tipo de curanderos, pero nadie consigue sacarlo de su “mundo interno”. Tommy sufre todo tipo de agresiones y torturas, incluso un tío suyo y su primo, sabedores de que Tommy no podrá contarlo, se aprovechan de él sometiéndole a abusos que no ayudan al “ausente” Tommy. Su experiencia con las drogas le llega a través de una prostituta llamada “Acid Queen”, donde lo llevan para sacarlo de su estado y ella le inyecta LSD.

El joven Tommy descubre su habilidad con las máquinas pinball, que solían instalarse en bares y locales de recreativos con otras máquinas tragaperras, en las que el juego consistía en lanzar una bola que caía por un panel inclinado y el jugador, pulsando una especie de tiradores o flippers, trataba de devolverla hacia arriba para  acumular puntos, todo ello con un cúmulo de luces y sonidos, que Tommy con su ceguera y sordera no era capaz de percibir, sin embargo, se convierte en el campeón mundial de dicho juego.

Tommy participa en muchos torneos y gana muchísimo dinero. Sus padres lo llevan a los más prestigiosos médicos pero siempre les dicen que todo su mal es psicosomático, porque no hay nada físico en él que esté mal. Sus padres al igual que Tommy tratan de establecer contacto unos con otro y viceversa, hasta que su madre un día, angustiada de ver a su hijo inmóvil e inexpresivo frente al espejo, le repite una y mil veces: “Tommy ¿puedes oírme?, y en plena desesperación golpea el cristal rompiéndolo. Ese es el golpe que hace saltar por los aires todas las barreras bloqueantes de Tommy y le devuelven todos sus sentidos.

Mucha gente cree ver en esa curación una señal o milagro y nombran a Tommy como su líder mesiánico y él acepta, invitando a todos sus seguidores a ir a su casa, hasta que cuando ya no caben, crea un campamento de verano y poco a poco se va generando un mega negocio a su alrededor, hasta que finalmente le estalla en la cara y Tommy es abandonado por sus seguidores, volviendo a encontrarse de nuevo solo y aislado como cuando estaba en su burbuja, pero ha aprendido con la experiencia.

El disco conceptual fue evolucionando, fue cambiando en interpretaciones en vivo del mismo, incluso de preparó un álbum sinfónico con ayuda de la London Symphony Orchestra que llamó la atención de mucha gente ajena al conjunto, entre ellos a Ken Russell, el controvertido director inglés famoso por sus películas de los años setenta, retratando dentro de su estilo escandaloso y excesivo la vida de varios músicos clásicos como “Liszt” (1977), “Tchaikowski” (1970), “Mahler” (1974), o el latin lover “Valentino” (1977), que también filmó algún musical como “The boy friend” (1971) o en 1975 este “Tommy” que nos ocupa.

Russell escribió la adaptación al cine en colaboración con Townshend, introduciendo algunos cambios con respecto al argumento original, siendo quizá la más notable el cambio de época, que trasladaron la acción de la Primera a la Segunda Guerra Mundial y el hecho de que no era el padre de Tommy quien mataba al amante de su mujer, sino que era el padre el quien moría a manos del amante de su mujer.

El reparto que llevó el musical a la pantalla grande fue de campanillas, contando de nuevo con Roger Daltrey para el papel de Tommy, Ann Margret y Robert Powell fueron sus padres, mientras que Oliver Reed tenía el papel del amante, Tina Turner fue Acid Queen, Elton John el campeón de Pinball que competía con Tommy, Eric Clapton el predicador y Jack Nicholson uno de los médicos especialistas al que llevan a Tommy. También aparecían en papeles secundarios Pete Townshend y Keith Moon. En definitiva, un súper atractivo cartel para atraer a los fans del cine y del rock.

El concept álbum fue prohibido en su día por la BBC y algunas emisoras de radio americanas, por tratar temas como la droga o los abusos sexuales a menores, aunque finalmente tras el éxito de ventas y la fama de la obra a nivel de público, hizo que se le reconociese un mérito que se le negó por algunos críticos que a, la salida la  calificaron de oportunista y en la lista que sacó la revista Rolling Stone de los 500 albums mejores de todos los tiempos, “Tommy” aparecía en el número 96.

Hemos dicho que el concept album se grabó en el año 1969, que fue interpretado en concierto por The Who el conjunto que lo compuso durante los primeros años, hasta que en 1975 para que llegase al cine de la mano del director Ken Russell y aún quedaba llegar a representarse como un musical que se logró en 1992 cuando Pete Townshend con Des McAnuff del Teatro de La Joya en San Diego, California, con dirección de este ultimo pusieron en escena el musical que luego exportaron a Broadway donde obtuvo nueve premios Tony y alcanzó las 900 representaciones antes de salir de gira.

El musical en New York fue estrenado por Michael Cerveris como Tommy, con un reparto en el que figuraban entre otros Alice Ripley, Norm Lewis o Sherie Rene Scott que con el tiempo serían estrellas en Broadway. El musical fue estrenado en Londres con Paul Keating como Tommy y también se ha visto en Australia y en el 2005 comenzó un tour por Europa celebrando el 35 aniversario de la salida a la venta del LP original.

La versión del musical que reescriben Townshend y McAnuff en 1992 es más fiel al concept album original, eliminando todas las canciones nuevas que se escribieron para la película de Ken Russell y es de nuevo el padre, quien mata al amante de su mujer. Townshend escribió una canción nueva “I believe my own eyes” en la que los padres afrontaban lo sucedido para buscar la curación de Tommy. El final también fue cambiado y el mensaje que Tommy daba a sus seguidores era que no tratasen de imitarlo ya que debían reconocerse y vivir sus propias vidas, mensaje que era insatisfactorio para ellos y le abandonaban como lider.

MÚSICA Y LETRAS: Pete Townshend

    

 

You must be logged in to post a comment Login