PAULA SCHAPIRO – “Tenemos mucho para contar, de nosotros, en nuestro idioma y grandes artistas para hacerlo”.

Musicales BAires – Estrenaste “EL NUEVO PARADOR DE VALERIA”.
Contanos del musical?
 
PAULA SCHAPIRO – La historia transcurre en un parador de la costa argentina. Valeria junto a su hijo Ezequiel y amigos lo llevan adelante con mucha alegría.
Comienza la temporada y Joaquín, uno de los niños turistas, es arrollado por una ola. Ezequiel corre a rescatarlo. Pero, lejos de estar agradecido, Joaquín lo acusa de ponerlo en peligro.
 
A partir de aquí, los personajes son invitados a explorar el mundo que los rodea y el mundo interior y descubrir quién es quién.
 
“El Nuevo Parador de Valeria”, narra en lenguaje de comedia musical, que lo que cuenta es ir detrás de lo que deseamos.
Ser honestos siempre con nosotros mismos.
No perder la capacidad de reflexionar y re preguntarnos.
Aceptar al otro con sus diferencias. La imagen es sólo un envase, las emociones deben prevalecer.
“El Nuevo Parador de Valeria” resalta el valor de la amistad y del trabajo en equipo.
 

 
MB . Qué tiene de nuevo “EL NUEVO PARADOR DE VALERIA”?
 
PAULA – A principio de año convoqué a Mariano Taccagni para darle una vuelta a la historia y a Valeria Grossi para dirigirla.
 
Rápidamente junto a Carlos Gianni, compositor de la música y a Diego Bros autor de las coreografías, nos convertimos en un equipo soñado.
 
El elenco se renovó también: Denise Cotton es una Valeria entrañable, que se reencuentra con Ariel, el amor de su infancia, interpretado por Diego Bros. Las escenas de ellos dos son desopilantes!
Despiertan risas en el público tanto infantil como adulto.
A la vez que conmueven con la dificultad para expresarse su amor.
También se incorporaron nuevos niños, hermosos y talentosos: Azul Mazzeo, Zarek Nazar Dutka, Narella Clausen y Cata Zack. Siguen los bellos Nicolás Garro y Leandro Juarez. Completan el elenco los jóvenes: Juan Arcuri, Iara Grom y Tomás Raimondi.
 

 


MB – Porqué “EL NUEVO PARADOR DE VALERIA” está auspiciado por el INADI?
 
PAULA – Es un orgullo inmenso para nosotros este apoyo al igual que el de Abuelas de la Paz.
Siento que es responsabilidad de los adultos mirar y poner luz a situaciones de presión o discriminación a la que se ven sometidos muchos de nuestros niños.
 
A través del arte podemos desnudar y cuestionar para luego saber que se puede corregir y elegir cambiar.
Hacer un futuro posible, mejor, inclusivo.
 

MB – Cómo nació el proyecto?
 
PAULA – Siempre escribí poesía. Los temas que me convocan en general tienen que ver con la identidad y el amor. Las letras de las canciones del Parador datan de la época en que mis hijos atravesaban la feliz y dramática etapa de la pre-adolescencia. Esa etapa donde todo se vive como definitivo.
 
Un día les leí a ambos un poema y su reacción fue: ¿cómo nos conocés tanto?.
 
Esto me animó a tomar clases de dramaturgia con Mauricio Kartun.
Y así, bajo la supervisión de Susana Szwarc, con quien trabajo el lenguaje poético, comenzó a gestarse “El Parador de Valeria”.
 
Pasó el tiempo, y el año pasado, alentada por mi hija Iara, El Parador llegó a las manos de Gabriela Ricardes y en 4 meses estábamos estrenando en el Cultural San Martín.
 

 
MB – Cómo comenzó tu vocación?
 
PAULA – Desde muy chica comencé a bailar y de joven a dar clases.
Hice la carrera de bailarina y docente con especialidad en edades tempranas en la Universidad Hebrea de Jerusalém.
 
Al regresar abrí mi Estudio Dan-Zas, que este año está cumpliendo 30 años. Enseño con una metodología propia: MPS, donde el movimiento, la música y la palabra abren el camino a la técnica, pero fundamentalmente: a la expresión y creación propia.
 

 


MB – Cómo ves el musical nacional?
 
PAULA – Ser jurado de los Premios Hugo me da la chance de ver todo (o por lo menos la gran mayoría) de musicales.
 
Hay una gran producción local. Eso es maravilloso. Tenemos mucho para contar, de nosotros, en nuestro idioma y grandes artistas para hacerlo.
 
 
MB – Qué artistas macaron tu carrera?
 
PAULA – Hassia Levy Agron, la Directora de la Rubin Academy of Music and Dance de Jerusalém. Fue mi mentora. Ella me mostró que entre la danza clásica y la expresión corporal hay “dialectos” posibles. Nada está prohibido o permitido, sólo hay que inventarlo.
 
MB – Cuáles son tus proyectos a futuro?
 
PAULA – Estoy terminando una obra de teatro musical que trata sobre la memoria y la identidad. Para el mismo target: pre-adolescentes. Se llama “Soplando el tiempo” y tiene como protagonistas a 3 jóvenes de 15 años de diferentes épocas históricas.
 
MB – Cuál es tu consejo para las nuevas generaciones que se preparan para ser artistas?
 
PAULA – El entrenamiento nunca termina.
 
Un artista es aquel que siempre sigue buscando, incursionando en otras disciplinas artísticas y enriqueciendo todos los aspectos de su vida como persona.
 
Llenar el envase con contenido sano y nutritivo. Esa es la clave.

You must be logged in to post a comment Login