NACHO FRANCAVILLA “Falsettos es el musical perfecto de una familia imperfecta.

Una de las revelaciones de esta Temporada 2018.

Lo vimos en los shows Classics de Mariú Fernández con su fuerte presencia escénica y excelente voz, conozcamos a Nacho Francavilla.

 


 

Musicales BAires – Estrenaste FALSETTOS. Contános del musical.

NACHO FRANCAVILLA – Estrenamos, si, finalmente. Con mucha felicidad y luego de mucho trabajo. 

‘Falsettos’ es una obra compleja y hermosa, como lo somos los seres humanos. 

Libro de James Lapine y William Finn y música y letras de Finn también. 

Se desarrolla a fines de los años 70′ y toca temas sobre los cuales nunca esta demás reflexionar. 

Muestra 5 personajes. Jason, Marvin, Mendel, Trina y Whizzer. 

Marvin deja a Trina (su esposa) y Jason (su hijo), para estar con Whizzer (su actual pareja).

Acompañados por su psiquiatra Mendel (quien atiende a toda la familia), todos los personajes intentan comprender estas nuevas circunstancias, las cuales inevitablemente revolucionan sus vidas. 

Yo la describiría como un torbellino emocional.

Tiene sus momentos cómicos y sus momentos dramáticos [todos acompañados y potenciados por su bella música, dirección (actoral, musical y vocal), vestuario, coreografías y puesta de luces]. 

Es “un musical perfecto de una familia imperfecta”.


MB – Cómo llegaste al proyecto?

Nacho – Al proyecto llegué por audición.

 


 

MB – Cómo encaraste tu personaje?

Nacho – Mi personaje lo encaré en primera instancia analizando la historia y el contexto temporal, el cual resulto clave. 

Hoy en día las cosas que la obra plantea pueden estar aceptadas socialmente y pueden no ser tan novedosas, pero este no era el caso a fines de los años 70′. 

Siento que Whizzer es la voz de todas aquellas personas señaladas por distintos; y esto lo podemos transpolar a cualquier cosa, no solo a una orientación sexual. De ahí me agarro y  desde ahí acciono.

Whizzer sabe lo que quiere para ser feliz y pleno, sabe quién es y no tiene temor de serlo al 100%.

Vive su vida para él, no para el afuera y el que dirán. 

Mas allá de esto que siento que es Whizzer, no deja de ser humano y ahí está la parte áas bella: El ver y sentir cómo todo esto que Whizzer es se relaciona con las circunstancias de la obra y se ve puesto en jaque.

Cómo su vínculo con Marvin y el amor que siente por él lo desordenan y lo desnudan mostrándolo humano y frágil, más allá  de su aparente seguridad para tantas otra cosas.  

La imagen puede contener: 5 personas, personas sentadas

MB – Como nació tu vocación?

Nacho – La descubrí con el tiempo. De “grande”.

Una vez que me di cuenta se me hizo muy obvio pero la verdad no siempre lo fue. 

Siempre fui muy inquieto e hice miles de cosas de chico buscando “lo que me gustaba” y siempre siendo brutalmente honesto. 

Si no me gustaba lo dejaba de hacer.

Esto muchas veces me llevo a cuestionarme mi capacidad de ser perseverante, porque probé muchísimas cosas hasta que me crucé con el arte. 

Soñaba con ser cantante, pero jamás lo consideré como una posible  profesión.

Un día me atreví a decirme a mí mismo “me gustaría estudiar música” (luego de un intento fallido de estudiar diseño industrial en la U.B.A. y de haberme recibido de cocinero profesional en el Gato Dumas Colegio de Cocineros) y desde ahí en adelante todo se encausó.

Empecé a estudiar comedia musical, por recomendación de una tía y una amiga que sabía que cantaba, y me copé con el teatro y la danza también. Y sin darme cuenta, estaba siendo constante y apasionado con eso, y lo entendí como mi vocación. 

 


 

MB – Hay nuevos proyectos a futuro?

NACHO – Por el momento no hay nada concreto a futuro. Ojalá!

 


 

MB – Cómo ves el teatro Musical Nacional?

NACHO – Lo veo en crecimiento y me conmueve mucho.

Con el tiempo nos fuimos apropiando de un lenguaje que no nos era  propio, ni cercano.

MÁs allá de las obras que se traen de afuera, como es el caso de Falsettos, también hay mucho trabajo local. Se toma el lenguaje y se apropian de él, escribiendo y componiendo piezas muy bellas, dándoles nuestro corazón.

 

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie

MB – Cuál es tu meta?

NACHO – Falsettos era una meta. Tener un personaje en un musical fue EL SUEÑO desde que comencé mis estudios; y es algo que logré después de mucha perseverancia y trabajo.

Pero también gracias a todas las personas que me ayudaron, enseñaron y confiaron en mÍ: mi familia, amigos, maestros/as y, fundamentalmente en este caso, a Diego Ramos quién confió en mi para interpretar a Whizzer.

Si hablamos de metas a futuro me encantaría hacer cine. 

You must be logged in to post a comment Login