LAURA SEOANE – “Con Sing-Along quisimos combinar cine y musical para acercarlo al gran público”

Laura Seoane es, junto con sus tres socios, una de los impulsores en España de un formato de origen anglosajón a caballo entre el cine y el musical: Sing-Along, proyecciones con subtítulos de karaoke y animadores para que el público cante y baile los temas de míticas películas musicales como ‘Grease’, ‘Mamma Mia!’, ‘The Rocky Horror Picture Show’ o ‘Dirty Dancing’, entre otras. Ahora planean salir de España y acercar este éxito a otros países. 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie e interior

 

Musicales BAires – ¿En qué consiste un Sing-Along?

Laura Seoane: Sing-Along es un formato de exhibición que consiste en proyectar películas musicales míticas en las que el público puede corear las canciones y bailar las coreografías de los principales temas. 


 

MB – ¿Y cómo se consigue que el público participe y no se quede sentado en su butaca?

LAURA –  Pues a través de diferentes mecánicas.

En primer lugar, antes del comienzo de cada proyección, los actores y bailarines enseñan al público estribillos y coreografías.

Muchas veces son las coreografías reales, y otras, adaptadas para que cualquier persona pueda seguirlas sin mucha dificultad.

Los animadores y bailarines acompañarán a los espectadores en los momentos clave con las canciones y bailes que han enseñado en la animación inicial. De hecho, el proceso de inmersión comienza antes que el show.

Al llegar al recinto donde se celebre el Sing-Along, los cantantes y animadores caracterizados como personajes de la película reciben al público en un photocall.

Aquí empiezan a entrar en ambiente; se hacen fotos con ellos y empiezan a mimetizarse con la atmósfera de la película. 

 


 

MB – Así que se trata de animación, canto, baile y cine, ¿no?

LAURA – Efectivamente. Pero hay algo más. El objetivo de Sing-Along es interactuar con la película a través de diferentes mecanismos, y uno de ellos es el kit de participación, una serie de objetos relacionados con el espectáculo y que se utilizarán durante el pase de ésta para que la inmersión con lo que está pasando en la película sea todavía mayor.

Es importante también el hecho de que las canciones están subtituladas con subtítulos de karaoke, para que todo el mundo pueda seguir las letras. Esto fomenta mucho asimismo que todo el mundo se una a la fiesta.

 


 

MB – ¿Cuáles son los títulos preferidos por el público?

LAURA – Tradicionalmente han funcionado muy bien películas clásicas como ‘Grease’, ‘Moulin Rouge’, ‘Mamma Mia!’ y ‘Dirty Dancing’, pero también otras actuales como ‘La La Land’ y ‘La llamada’

 

La imagen puede contener: 1 persona, texto

MB –  ¿Cuál es el origen de este formato?

LAURA –  Sing-Along es un formato que nació en el Festival de Cine Gay de Londres en 1999 con la película de culto “The Rocky Horror Picture Show” de Richard O’Brien.

En agosto de ese año empezó a programarse en el cine Prince Charles de Londres y enseguida colgó el cartel de “No hay localidades” en todas sus sesiones.

Desde entonces, espectáculos con este formato se vienen celebrando con gran éxito en muchos países.

En España el formato lo hemos desarrollado a través de la empresa La Tropa Produce, una joven empresa de producción que tiene la vocación de explorar nuevas fórmulas para atraer a los espectadores a las salas de cine y que ha patentado este formato para su explotación en español. 

 


 

MB – Podemos decir que, al menos inicialmente, se trata de un fenómeno fundamentalmente anglosajón, ¿no?

LAURA –  En un principio sí.

De hecho, tiene programación estable en Reino Unido y en algunas ciudades de Estados Unidos y Canadá.

Sin embargo, nos llamó la atención que, hace ya algunos años, coincidiendo con el EPT Barcelona [N. del Editor: actualmente se conoce como PokerStars Championship], vino un grupo de jugadores de distintas nacionalidades a ver el espectáculo.

Nos sorprendió comprobar que el formato Sing-Along no tenía presencia estable en países como Argentina o Alemania, y de ahí el proyecto de internacionalización en el que estamos inmersos actualmente y que esperemos que nos traiga a este país próximamente. Buscamos un socio argentino, así que, ¡ya saben! 

 


 

MB – ¿Dónde se celebran estas sesiones? ¿Son exclusivas de las salas de cine?

LAURA –  No necesariamente.

Sing-Along tiene cabida también en teatros dónde se pueda proyectar y ha tenido un éxito enorme en espacios al aire libre, como los cines de verano.

Parece que los espacios abiertos invitan a una mayor libertad entre los espectadores.

En un momento dado, las salas de fiesta o discotecas también pueden ser un sitio adecuado para llevar a cabo un Sing-Along.

El formato es lo suficientemente flexible como para poderlo adaptar a un sinfín de localizaciones; basta con tener espacio para una pantalla de cine y un pequeño escenario para la animación. 

MB – ¿Cuál es el tipo de público que suele asistir a Sing-Along?

LAURA –  Aunque suene a tópico, de todo tipo.

Lo que condiciona más es el título la película, pero hemos tenido de todo: desde familias con bebés, pandillas de adolescentes, despedidas de soltera, grupos de hombres y mujeres mayores… De todo un poco.

Lo que sí es muy habitual son los grupos grandes o las parejas.

Entre las películas que van a  ver los primeros, “Mamma Mia” y “Grease”, mientras que las parejas son más de “Moulin Rouge” o “Dirty Dancing”.

Aunque obviamente esto son generalidades, porque hay todo tipo de público en todas partes.

En “Grease” nos hemos encontrado con muchas familias, porque es la típica película que ha calado en varias generaciones y puedes ver hasta tres juntas de una misma familia en un pase.

Es muy satisfactorio ver disfrutar así a gente tan dispar de un mismo espectáculo. Creemos, además, que esto no hace sino enriquecerlo. 

 


 

MB – ¿Por qué se deciden a producir este espectáculo?. ¿Qué es lo que les motivó?

LAURA –  La filosofía de nuestra productora se basa en buscar nuevos formatos de exhibición, reformular tipos de espectáculo e innovar en el mundo de las artes escénicas.

Sing-Along reúne todas las ventajas. No sé si en Argentina ocurre así, pero en España se ha producido durante los últimos años un alejamiento de las salas de cine por parte del público.

Gracias al avance de la tecnología, cada vez es más fácil ver cine en casa en condiciones de calidad, por lo que cada vez los espectadores tienen menos motivos para asistir a las salas.

Es por ello que a través de Sing-Along y otros ciclos ofrecemos un extra que no puede replicarse en la casa de uno.

Compartir la experiencia con el resto de los espectadores, cantarlas y bailarlas en comunidad es una de las claves del éxito de Sing-Along, un espectáculo perfectamente accesible para todo tipo de público. De hecho, con este formato quisimos aunar cine y musical para acercarlo al gran público. 

 


 

MB –  ¿Se puede explotar el formato Sing-Along al margen de la producción cinematográfica?

LAURA –  Lo cierto es que sí. Aunque tradicionalmente es un formato ligado a películas, pronto nos dimos cuenta del poder de convocatoria que tiene un karaoke colectivo, así que decidimos probar con otro tipo de producciones audiovisuales, como es el caso de los videoclips musicales. Mecano o éxitos de la época dorada del pop español son algunas de nuestras últimas producciones que han tenido un notable éxito.

En este caso, en lugar de una película, se proyecta una sucesión de videoclips con una línea de argumentación que les da unidad.

 

You must be logged in to post a comment Login