Crítica – “ROCK OF AGES” – ****Muy Buena

Una vez más, el Maipo se vuelve una fiesta.
 
Con un elenco muy sólido actoral y vocalmente, transcurre a puro rock una historia de amor contada con hitos de los ´80, interpretados en su idioma original, que nos hacen bailar y cantar en la butaca por dos horas y media.
 
Sherrie, una chica de pueblo, llega a la gran ciudad para probar suerte como actriz pero acaba trabajando de moza en el legendario Bourbon Room, en el Sunset Strip de Los Ángeles, donde se enamora del tímido Drew, cuyo sueño es componer sus propias canciones.
A partir de ahí, se desenvuelve una historia tan divertida como disparatada, a puro rock.
 
Desde el principio de la obra, el narrador Lonny, el talentoso Matías Mayer, crea un clima de complicidad con el público y con el resto del elenco que se mantiene durante toda la noche con chistes y acotaciones que la platea no para de festejar y aplaudir.
 
Destaca el protagónico de Federico Coates como Drew, un actor revelación que se venía perfilando en su ya consagrado Riff Raff, y que acá se expresa en todo su potencial, tanto vocal como artístico.
 
Como Dennis Dupree, Cae, una vez más revela la química que provoca su potente vozarrón rockero. Y Micaela Racana interpreta magistralmente a la dulce e ingenua Sherrie.
 
Mención especial para Mariano Zito, muy cómodo en su personaje de Stacey Jaxx, al que interpreta con mucha gracia y desfachatez.
 
Otra revelación es Marcos Rauch, como el histriónico y desopilante hijo “perdido y encontrado” del empresario alemán que llega a la ciudad para demoler el legendario club con fines inmobiliarios.
 
Mela Lenoir, como Justice, la dueña del club Venus, impacta especialmente en su interpretación de “Harden my heart / Shadows of the night”, en donde vuelve a deslumbrar con su voz intensa y profunda.
 
Todos y cada uno en el elenco se destacan por su talento y solidez; todos ellos son protagonistas, como en el caso de Pili Muerza, Hernán Kuttel, Lucía Mundstock, entre ellos.
 
Excelente interpretación de la banda. Con arreglos impecables, brilla por sí misma y destaca y potencia magistralmente las voces y actuaciones.
 
Se luce la escenografía, diseño de luces y multimedia y en especial el diseño de las coreos a cargo de Matías Napp, que suben el tono a las canciones y provocan que el público quiera bailar toda la obra.
 
Un gran trabajo de dirección general de Pablo Drutman.
Se aprecia el cuidado en la dirección vocal por parte de Sebastián Mazzoni y de la dirección musical de Mariano Cantarini.
 
Muy buena adaptación de la obra original. Muy buena puesta. Pura energía. Para volver.
Cecilia Vidaurreta
La info de Rock of Ages encontrala aquí

You must be logged in to post a comment Login