Crítica – “EL GRAN SHOWMAN” – *****Excelente

Llegamos al cine, nos sentamos en nuestra butaca, se apagan las luces y comienza el gran show.

Magia; esta es la palabra perfecta para describir a “EL GRAN SHOWMAN” (asì recibiò el titulo comercial para la Argentina), una película mágica.

Desde el comienzo cuando se escuchan los primeros acordes de la fanfarria clàsica y con el viejo logo de la Twentieth Century Fox, se advierte que se trata de una pelìcula fuera de lo normal.

“The Greatest Showman” es una pelìcula biogràfica y musical que relata la vida y peripecias del showman y empresario estadounidense P.T. Barnum, fundador del famoso circo plagado de freaks (fenòmenos).

El guiòn no tiene un relato muy profundo y complejo, es simple y convencional, muchas veces visto a lo largo de la historia del cine, y eso lo hace poco original. Pero eso, en este caso, no es la pieza fundamental, por lo tanto, lo podemos ubicar en un segundo nivel sin sentirnos como espectador, defraudados.

El director de la pelìcula Michael Gracey, en su opera prima como realizador, llevò al film a un nivel de excelencia , creatividad y de hermosas imàgenes, en todo aspecto de la producciòn.

Hugh Jackman nos entrega un P.T. Barnum lleno de matices, pasando de ser la figura de un amoroso padre, que arriesga todo por la felicidad y el amor de su mujer (Michelle Williams) y sus dos hijas, combinando su faceta de arrogante y ambicioso llegando al punto de estar cegado por el exito y asì olvidar a sus seres queridos.

Zac Efron denota la falta en la calidad interpretativa y en la expresisvidad que requiere el personaje, siendo la mano derecha en los negocios como asociado a Brnum, pero la producciòn lo ha elegido porque saben que se aseguran una gran cantidad de venta de entradas para atrapar a un pùblico mas adolescente. Si funciona como galàn, ganàndose el cariño y amor de Anne Wheeler, interpretado por Zendaya.

Las canciones compuestas por los jòvenes Benj Pasek y Justin Paul (Dear Even Hansen y La La Land) realzan a la pelÍcula a un nivel superior, siendo composiciones con melodÍas modernas y pegadizas haciendo una contraposiciÓn al estilo clÁsico y de Época que cuenta el film.

En lo que respecta a los rubros tècnicos es todo de una presiciòn admirable, la fotografìa a cargo de Seamus Mcgarvey crea climas a través de luces puntuales y paleta de colores siendo un espectáculo de gran destaque para la retina.

La coreografìa a cargo de Khasam Brailspord compite en todo momento con un nivel tan superior como el de la direcciòn de la pelìcula.

Tanto la direcciòn de arte como vestuario, maquillaje y peinados tienen sus momentos provocando una visual tan perfeccionista y compleja dejando al espectador perplejo ante tanta belleza en la imagen.

“The Greatest Showman” celebra en un estilo muy similar como hizo en el 2001 la pelicula de Baz Luhrmann, “Moulin Rouge”, en Francia, en este caso en Norteamérica, el nacimiento del Show Business, para lo cual su inventor busco desde enanos a mujeres barbudas, equilibristas y toda clase de shows imaginativos en donde toca un tema muy actual para los tiempos de hoy que es la inclusión.

Leandro Castillo

You must be logged in to post a comment Login