“CASI NORMALES” regresa el 10 de Enero del 2018 al Teatro Astral

El 05 de Enero del 2012 se estrenaba en el Teatro Liceo el musical de Brian Yorkey (letras) y Tom Knitt (música), con un elenco que en ese momento se presentaba con Laura ConforteAlejandro PakerFlorencia OteroFernando DenteMatías Mayer y Mariano Chiesa .

Con dirección musical de Gaby Goldman y dirección general del Indio Romero, fue parte del éxito de la obra, que logró fieles  adeptos en poco tiempo.

Despúes de 5 años de reponerse permanentemente y de realizar funciones especiales con el elenco de Broadway en BAires y el elenco argentino cantando en New York, regresa el 10 de Enero al Teatro Astral.

En esta oportunidad Matías Mayer ya no será parte del elenco, incorporándose Franco Masini, pero intercambiando roles con Fernando Dente.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, texto

Brian Yorkey, autor de este musical dijo: “Es dificilísimo escribir un musical original. Cuando el musical falla, vemos a gente cantando que puede resultar ridícula, pero cuando se hace bien y resulta, se puede convertir en algo sublime”.

Este musical tomó por sorpresa a todo tipo de públicos.

Su argumento dramático y difícil, parecía a priori el menos adecuado para llevar a un escenario en forma de musical.

El rock como tipo de música para contar esta historia, tampoco parece la más indicada para un drama familiar y lo cierto es, que sufrió varios retoques antes de asentarse en Broadway con su formato definitivo. 

La historia nos presenta una familia que vive en un barrio residencial, donde la madre trata de cubrir varios frentes a la vez: espera despierta la vuelta de su hijo, envía a su hija a dormir, prometiendo a su marido sexo en unos minutos y preparando unos sándwiches para el día siguiente, pero de repente vemos que algo no anda bien. Los sándwiches se esparcen por la mesa, el suelo y las sillas, dejándonos anonadados por la escena.

La madre sufre trastorno bipolar y comienza una terapia e la que los fármacos son el remedio recomendado que suministra el doctor, en función del estado de la paciente.

Semanas más tarde, el hijo convence a su madre de que abandone la medicación y el médico le da el alta. En medio de una cena familiar, aparece la madre llevando una tarta de cumpleaños para su hijo, cuando el marido se levanta de la mesa y abrazándola le dice que su hijo lleva 16 años muerto. Es cuando descubrimos que Diana sufre alucinaciones y siente la presencia de su hijo como real, ya que los espectadores lo hemos estado viendo como un ser más de la familia.

La madre se niega a volver a terapia. El hijo sigue “presente” en la vida de Diana, luchando por estar con ella. Al final, la madre emprende un  tratamiento con otro doctor, con sesiones de hipnosis, para tratar de descubrir la raíz del problema.

Llegado un momento, la madre decide que es hora de “dejar marchar” a su hijo y vuelve a casa a liberar todos los recuerdos. Encuentra una caja de música y cuando está escuchándola, “aparece” de nuevo su hijo pidiendo que le acompañe y ella decide seguirlo.

Vemos a la madre ingresada en una clínica, con cortes en las muñecas y un nuevo médico, que aconseja la terapia electro-convulsiva como única opción para solucionar su problema.

Tras varias sesiones, la familia descubre que la madre ha empeorado y arrastra una amnesia de los últimos 19 años. Cansada de tanta terapia, ella decide no escuchar a nadie más y afrontar sus fantasmas y miedos por sí sola.

Es entonces cuando vamos a descubrir, que la madre, aparentemente, la enferma de la familia, es la que tiene la fuerza para salir de una situación opresiva y emprender una nueva vida, dejando las “muletas” en las que se había estado apoyando para llevar una vida lo más “cercana a la normalidad”, con una familia “aparentemente feliz”.

Una historia original y atípica para un musical, hubo bastantes cambios, en el acabado de la misma a la que criticaron el tratamiento frívolo de temas como el trastorno bipolar o el consumo de drogas con la mezcla descompensada de temas cómicos y serios en una historia tan dramática.

Al final se rescribieron nuevos temas y se quitaron otros, dando por resultado el formato tal como se presentó en Broadway y crítica y público han sido unánimes, premiándola en la  edición de los Tonys de 2009.

 

MÚSICA: Tom Kitt
LIBRETO Y LETRAS: Brian Yorkey

You must be logged in to post a comment Login