Crítica – “BAJO EL BOSQUE DE LECHE” – *****Excelente

“Bajo el bosque de leche” (Under Milk Wood) de Dylan Thomas, una versión para la escena y dirección de Mariano Stolkiner y Gustavo García Mendy, se presenta en la sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín con el apoyo del British Council.

El texto escrito originalmente para radiofonía, aunque se trate de una obra teatral, está mucho más cerca de los objetivos poéticos del autor galés Dylan Thomas, uno de los autores fundamentales del siglo XX y ejemplo de la clásica escritura británica moderna.

No cuenta una historia lineal y convencional que conduzca a una conclusión final, sino cuenta de una manera sutil y a la vez potente, los devenires y tribulaciones de los habitantes de un pueblo galés de pescadores, Llareggub, a lo largo de un día en su vida excéntrica y aislada. El autor ha buscado darnos acceso a sus pensamientos y sus emociones, retratando también las formas variadas y excéntricas del amor y el deseo. Pero, sobre todo, codificando la vida de la comunidad, los lazos y la interacción entre los habitantes de este pequeño pueblo. Y es aquí, en esta profunda conexión entre la oralidad, el sentido de comunidad y el intercambio emocional de la experiencia poética, la que hace a “Bajo el bosque…” sobresalir y brillar con luz propia. Es un bosque que muestra aquello que ejerce, según Thomas, un entorno mítico sobre las propias conductas humanas.

Esta versión escénica propone un vínculo fuerte con el carácter lírico, onírico y lúdico de la obra que nos lleva a suponer que los sueños son también un personaje fundamental: sentimos el pueblo, recorremos sus calles. Pero esa comunidad reconfortante, ese lugar de protección, puede resultar también en ocasiones, una especie de prisión perpetua de la que nunca salimos…

Ingrid Pelicori (quién también tradujo el texto) precisa siempre en su actuación y aquí vocalmente mágica, es la responsable en su rol de narrador omnisciente – primera voz, de sumergir al espectador desprevenido, en este viaje, insistiendo “en que se escuche en silencio, en que se haga silencio…”

Entre los personajes principales, cuyos nombres son casi siempre simbólicos, se encuentran el Capitán Cat, un entrañable Luis Campos, que revive su época de marino; las dos señoras Dai Breads, deliciosamente interpretadas por Picki Paino y Belén Pascualini; Organ Morgan, el mismo Gustavo García Mendy, obsesionado con su música, que a lo largo de la obra se hace inmenso y; o Polly Garter, destacado trabajo de Alejandra Perlusky, que suspira por su amante muerto. El juego actoral y vocal se completa con un sólido elenco en trabajos de Iván Espeche, Ariel Staltari, Abril Piterbarg, y en la música en vivo de Miguel Rausch y Martín Keledjian.

Pero lo que realmente impacta, es el trabajo de dirección de Mariano Stolkiner y Gustavo García Mendy, que han logrado captar, plasmar y profundizar apoyados en todo un trabajo coral y multimedial, el mundo que Dylan propone desde su poética.

La vida en Llareggub es extraña, y como ya he mencionado, es un poema teatral de ritos, de sueños y de silencios. “Llareggub no deja de ser un bosque lácteo (leche como símbolo de la madre), y en él, la silenciosa acción del tiempo que, desde el exterior, despoja al hombre sus fuerzas vivas, sus líquidos. La boca del tiempo succiona, como el bebé, la leche materna, la misma vida, y la deseca”.

La puesta, compleja y precisa, logra materializar el pueblo galés en una conjunción perfecta de texto-música-lugar, y nos permite disfrutarla de dos maneras: cerrando los ojos para abrir nuestros otros sentidos o simplemente observándolo todo (en silencio), esa envolvente puesta en escena donde cada detalle, cada proyección cinematográfica recreando espacios, cada luz y cada engranaje sonoro está totalmente pensado.

Stolkiner y García Mendy realizaron varios viajes, reuniones, entrevistas y trabajos artísticos de registro de voces e imágenes con colaboradores de la colectividad galesa de la Patagonia argentina, quienes se involucraron mucho con este proyecto.

“Bajo el bosque de leche invita a los espectadores, a relajarse y dejarse llevar por un mundo de sensaciones, sonidos y colores, que despiertan una atmósfera onírica y surrealista, donde vuestra sensibilidad, les aseguro, estará a flor de piel en las dos horas que dura el espectáculo.

Claudio Fernández

 

“BAJO EL BOSQUE DE LECHE” (Under Milk Wood) Miércoles a Domingo 20.00 hs. TGSM

You must be logged in to post a comment Login