Crítica – “LAPICES, Un musical con memoria” – ***Buena

Muchos intentos hubo en el teatro musical nacional por llevar a escena historias que tenían que ver con la época más nefasta de nuestra vida argentina, la dictadura militar.

Un tema muy delicado a la sensibilidad de los que estuvimos en esa terrible época. Un tema que debe ser tratado con responsabilidad y altura.

De todas las vistas al momento “LÁPICES, un musical con memoria” es la más completa.

Libro, coreografía y dirección estuvieron a cargo de dos jóvenes creativas Sol Cardozo y Paula Grosse, que son las responsables de hacer de Lápices un digno musical.

Se conoce como la Noche de los Lápices a una serie de secuestros y asesinatos de estudiantes de secundaria, ocurridos durante la noche del 16 de septiembre de 1976 y días posteriores, en la ciudad de La Plata.

Este suceso fue uno de los más conocidos entre los actos de represión cometidos por la última dictadura cívico-militar argentina (1976-1983), ya que los desaparecidos eran estudiantes, en su mayoría adolescentes menores de 18 años, que fueron torturados antes de ser asesinados.

La CONADEP estableció que la policía bonaerense había preparado un operativo de escarmiento para los que habían participado de la campaña por el boleto estudiantil, considerada por las Fuerzas Armadas como «subversión en las escuelas».

Los hechos fueron contados con realismo y fueron entrelazando temas del rock nacional de aquellos tiempos, lo que hace más llevadera la historia.

En una original puesta, donde la banda se encuentra sobre andamios y con precarios paneles que abren y cierran, donde se desarrollan las historias secundarias que giran alrededor de la principal.

Los momentos coreográficos expresan y cuentan lo que ni las palabras, ni la música pueden contar con absoluta certeza.

El elenco está compuesto por nuevos y jóvenes actrices y actores. 

Es difícil encontrar en estos formatos todo un elenco parejo. Los momentos que pide la obra es muy extenso en emociones, la lucha, el encierro, la tortura .

Lo que se pueden resaltar son los destacados en sus trabajos, como es el caso de Camila Giudice, completa y efectiva.

En los momentos de conjunto los elencos se fortalecen y logran sus mejores momentos.

El teatro musical también sirve para poder gritar NUNCA MAS, y no repetir lo peor que pudimos crear como sociedad.

Daniel Falcone

 

You must be logged in to post a comment Login