MAXI LOVRINCEVICH “Para mí el elenco es el fiel reflejo del director, así que su comportamiento habla tanto de mí como de ellos”. 

MAXI LOVRINCEVICH es el director de “CONTRASEÑA, El Musical” que nos sorprendió gratamente en un trabajo interesante, lleno de matices y emociones genuinas.

A punto de estrenar “MUJERES DE SANGRE”, un nuevo musical que une dos obras de la literatura universal.

Un director joven pero con mucha trayectoria en el medio y en el exterior.


 

Musicales BAires – Estrenaste CONTRASEÑA. Dos temas difíciles de abordar en un solo musical. 

MAXI LOVRINCEVICH – Cuando me llego el proyecto y leí el material recuerdo que la primera palabra que vino a la mente fue “respeto”.

Sabía que meterme en un contexto que nos toca tan de cerca como la dictadura no iba a ser nada fácil, corría el riesgo de herir susceptibilidades y tenía bien claro que no quería hacer una obra más de la temática como tantas otras. Había que provocar algo para que CONTRASEÑA sea “distinta.”

Mi mayor desafío estaba en lograr que el público no se contamine solamente por el clima político y represivo que se vivía sino intentar que compren esta historia de amor gay, que se enamoren junto a los protagonistas, que se rían de las locuras de un grupo de muchachos que intentaban vivir su sexualidad sin esconderse y porque no desde mi pequeño lugar en el mundo, que es el teatro llegar a dar un mensaje sobre cosas que jamás tienen que volver a repetirse.

Es por eso que hoy veo y disfruto de las risas del público, pero también del silencio y quietud cuando suceden las escenas candentes. 

 


 

MB – Cómo fue el proceso creativo?

MAXI – Intenso. Desde la primera lectura deje en claro a todo el equipo creativo y al elenco que no concebía por mi manera de ver el teatro que no transiten y vivan los ensayos con la carga emocional correspondiente.

Por la edad del elenco, muy pocos habían vivido esta época, así que tuvimos que interiorizarlos para que no finjan o intelectualicen la reacción ante la situación conflictiva. 

Si alguno pensaba hacer CONTRASEÑA y que la emoción le pase por el costado esta no era la obra.

A mi entender el teatro es el arte de la verdad y para traspasar el escenario con esta verdad es necesario vivirla  en cada función.

Tuve la suerte de estar siempre bien acompañado por los autores José Tramontini y Sergio Trevisonno que tuvieron la grandeza de modificar el texto debido a la necesidad de mi puesta y esa conjunción de dramaturgos y director al servicio de la obra hace que la pieza final sea interesante y que tenga muchos matices.

 


 

MB – También estas por estrenar MUJERES DE SANGRE. Contanos del musical.

MAXI – Me pareció una idea más que interesante pensar como reaccionaria una familia unida, feliz y con vínculos muy fuertes como las hermanas de MUJERCITAS ante una tragedia provocada por el desamor, desarraigo y muerte como sucede en BODAS DE SANGRE de García Lorca.

Es de esta fusión que nace el titulo MUJERES DE SANGRE, una tragedia musical. 

Que pasa cuando el mismo motor que nos une, que es el corazón, es el que nos lleva a la perdición.

Imagino que el instinto de supervivencia no opera igual cuando los rivales son las personas que más queremos, cuando el enemigo está en casa y no afuera. Estos interrogantes  y otros son los que me movilizaron para llevar esta obra adelante.

                                 


 

MB – Que esperas de MUJERES DE SANGRE?

MAXI – Es un proyecto que venimos trabajando hace 8 meses y en todos los ensayos nos sorprendemos con estas mini batallas familiares de amor-odio, desde mi lugar de director trato de llevar a los actores a los límites de sus pulsiones.

Es interesante y pretenciosa a la vez, con música original  y músicos en vivo, tiene momentos de comedia muy buenos que creo van a hacer reír mucho y también van a sufrir con la desventura los protagonistas.

De mi parte estoy necesitando ya mismo la respuesta del público, ese feedback y esa energía que te muestra donde estas parado y así darte cuenta si funciona eso que de antemano confías ciegamente.

Como en cada proyecto que comienzo tengo ganas de continuidad, de exponer en el buen sentido la obra, mi trabajo y el de los actores la mayor cantidad de funciones posibles.

 


 

MB – Cuál es el rol de un director?

MAXI – Es apasionante dirigir.  El director es responsable de todo, yo trato de estar en todos los detalles, soy muy obsesivo y no dejo nada al azar.

Desde la elección correcta del elenco, pasando por la cohesión grupal hasta la motivación con el proyecto.

El actor es como una piedra y el director como el artesano que la trabaja. Si tratas de darle la forma que querés a la fuerza es posible que no llegues a lo pensado. Hay que guiar al actor, intuir lo que puede dar y crear la representación del personaje a construir de manera conjunta.

Lo que sí es imprescindible es tener bien claro de antemano lo que como director pretendes de la obra y de cada uno de los personajes, el para que esta cada uno en escena y cuáles son los quiero del personaje.

Siempre asumo todas las críticas, actuaciones, lo vocal, las coreos, vestuario o lo que sea ya que al ser el director todo debe recaer en mi estética y así lo siento. 

 


 

MB – Que esperas como director de un elenco?

MAXI – Para mí el elenco es el fiel reflejo del director, así que su comportamiento habla tanto de mí como de ellos. 

Como director pretendo que ellos se entreguen a mi propuesta el cien por ciento y que confíen plenamente en mi criterio para poder llevar al actor a su máxima expresión.

Mi trabajo empieza a afianzarse cuando hablo y veo la aceptación y confianza.

Todo elenco lo primero que hace es medirte, a ver por donde los vas a llevar, si estas capacitado, si tenés experiencia, conocimiento.

Ahora porque ya estoy más grande pero a los 27 me tocaba dirigir actores muchos más grandes y sabía que para pretender primero debía demostrar.

Hay un momento que veo en los ojos de mis actores y digo, -Estos chicos conmigo van a la guerra sin dudarlo-, cuando esto pasa, lo demás viene solo.

 


 

MB – Cómo manejas el tema de la grupalidad?

MAXI – Creo que el manejo de grupo y la dirección de actores son mis grandes fuertes. 

Siempre digo que prefiero dar una charla ante 300 personas antes que hablar con una sola.

Soy tímido y medido y estar delante de un auditorio o un elenco hace que me sienta confiado y tranquilo.

Seguramente esto es basado en mi experiencia y en mi formación, ya que además mis estudios en dirección actoral y puesta en escena,  la psicología y todos los años de profesión que tuve, me permitieron la suerte de comenzar a manejar grupos con distintas finalidades desde muy joven.

Casi siempre me preguntan si los estudios de psicología están relacionados al teatro o si me ayudan a dirigir y  habitualmente contesto que psicología en griego es el estudio del alma y yo considero que una obra está bien lograda cuando se llega a ver el alma de sus actores, así que  imagínate si estará relacionado.

 


 

MB – Como nació tu vocación?

MAXI – Desde chico me gusta leer mucho y ver cine, siempre con la particularidad de imaginarme ese libro o esa película montada en una obra de teatro.

Una especie de juego, pensando cómo adaptar los espacios, la cantidad de personajes y los tiempos a una obra de teatro.

Claro que el primer acercamiento a la escena fue como actor y tuve la suerte de poder abordar varios métodos de estudio, con excelentes escuelas y maestros como Alezzo, Chávez, Serrano de los cuales aprendí mucho para la dirección y con los cuales me fui dando cuenta que mi pasión no estaba arriba sino abajo del escenario y que disfrutaba mucho más de los aplausos detrás del telón y de intentar mejorar el trabajo de otros que de la exposición escénica.

Hace un tiempo ya, doy clase a directores y trato de transmitirles este concepto de que la obra y el trabajo finalizado es la única carta de presentación del director.

 


 

MB –  Viviste en el exterior?. Cómo fue la experiencia?

MAXI – Enriquecedora, siempre que nos vemos atravesado por otras culturas adquirimos conocimiento pero también comenzamos a valorar esas pequeñas cosas de nuestro país que a veces no nos damos cuenta que tenemos.

Tuve la experiencia de hacer teatro en varios países, hasta en otros idiomas y me di cuenta que cada sociedad es distinta obviamente y que cada una quiere y tiene la necesidad de mostrar algo diferente y son estas necesidades las que marcan el interés del espectador, por lo que no siempre algo que es un éxito en un lugar funciona en todo el mundo… Sin ir más lejos el porteño es un público muy exigente que hay q saber ganarse, somos criticones por excelencia y a veces pasamos más tiempo hablando de lo que no nos gustó que de lo que si.

Con los años me di cuenta que a mí mismo me es más fácil recibir críticas negativas y constructivas obviamente, con  las cuales puedo crecer y mejorar,  que otras positivas que cuando las recibo no sé qué hacer bien.

 


 

MB – Cómo ves el Teatro Musical Nacional?

MAXI – El teatro musical en Argentina está en un proceso de crecimiento.

Cada vez nos encontramos con más artistas integrales que se forman para actuar, cantar y bailar.

Se fue abandonando de a poco el concepto erróneo de “comedia musical” instalado en los 70, para ir abarcando otros géneros, y hoy te encontrás con dramas, grotescos, tragedias y todos es Teatro musical, creo q ahí también está la clave de porque cada vez tiene más fanáticos.

Si bien es cierto que a nivel grandes producciones cada vez hay menos que vienen de afuera o invierten acá, es increíble la afluencia de teatro musical que hay, nos fuimos reinventando y con el rotulo de cooperativas con producción y con mucha creatividad, para obturar muchas veces la falta de recursos, la cartelera de teatro musical cada vez tiene más ofertas, mucha muy interesantes.

El teatro es una parte esencial en la educación de cualquier sociedad y nosotros como artistas estamos haciendo lo nuestro de mostrarle variedad al espectador, hay mucho talento joven en Argentina en este momento, por lo que creo que indefectiblemente cada vez vamos a tener mayor cantidad de público que se va a ir acercando a conocer e interiorizarse sobre el género.

 


 

MB – Cuál es tu meta?

Maxi – Hace 9 años ya que decidí priorizar y dedicar mi vida a dirigir, sabía que era una profesión complicada, que iba a ser difícil mantenerme pero acá estoy creciendo y con cada vez más propuestas.

Ojo que hice de todo en estos años, dirigí comedias, dramas, musicales,  di clases, hice puestas de luces, coach actoral, dirección de monólogos, dramaturgia,  infantiles.

Es una profesión cambiante pase de dirigir en el Cervantes, al otro día estar en algún teatro de pueblo, de hacer giras al otro día calle Corrientes, de transformismo y temporadas de verano a obras de Shakespeare, pero lo importante es que siempre dentro de lo que es la dirección, lo que me permitió tener cada vez más herramientas y estar más confiado al encontrarme con un nuevo desafío.

Mi intención es seguir trabajando y ayudando desde un humilde lugar a que el teatro musical siga creciendo.

You must be logged in to post a comment Login